26/9/09

Charla sobre la muerte de los blogs. Opiniones de Hernán Casciari con las que coincido

"...Para empezar, quiero decir que yo no creo (y lo digo con la mano en el corazón) que ninguno de ustedes sea bloguero, ni tampoco blogger. Tengo pensado hablar muy mal de toda esa gente, y quiero congraciarme con el público antes de comenzar. Ustedes, para mí, no son blogueros, ni son bloggers.
Las dos palabras son horribles, pero en castellano suena todavía peor. Blogger por lo menos tiene doble consonante, y eso le da un cierto lejano (y falso) prestigio. Pero bloguero, en español, se parece a un insulto tropical. No me cuesta sospechar a una madre cubana, o dominicana, diciéndole así al vago de su hijo:
—¡Pero no sea usted bloguero, hijo mío, levántese y vaya a trabajar!

La sensación que da la palabra bloguero, y también blogger, es la de una persona que no ha encontrado todavía qué tiene para decir en Internet. Es una palabra hueca, vacía de oficio. Una palabra desapasionada y triste.

Hace ya bastante tiempo creí descubrir que la primera gran división entre los usuarios que utilizan la herramienta blog es la siguiente: por un lado, había personas que utilizaban la herramienta llamada blog por una razón puntual (la necesidad es anterior a la emergencia); y por el otro lado, había personas que poseían un blog pero todavía no sabían para qué lo necesitaban (la emergencia, anterior a la necesidad).

En el primer grupo (el minoritario) siempre fue un error conceptual llamar a estos usuarios "bloggers". Se llaman, cada uno, del modo que se llamaban antes de utilizar un blog: poetas, informáticos, estudiantes, periodistas, estudiantes de periodismo, fotógrafos, retocadores de fotografías, columnistas, monologuistas, narradores, arquitectos, novelistas, humoristas gráficos, etcétera.

En el segundo grupo (que hasta ayer era el mayoritario) sí hacía falta una definición. Y entonces "blogueros", o "bloggers", pudo ser una de ellas. Se trataba de personas que utilizan las herramientas porque existen las herramientas. Ya después verían qué hacer con ellas. Como ocurre ahora con otras modas."

Desde que tengo memoria, cuando me preguntaban cuál era mi oficio yo decía escritor, o decía periodista. Así lo dije a los 15 años, a los 17, a los 23 y a los 30; siempre con la misma seguridad, con la convicción de no estar mintiendo.

Desde hace un cuarto de siglo vengo utilizando (para escribir mis cuentos y mis crónicas) las diversas herramientas de escritura que me proponen los tiempos: lápiz, cuaderno; tiza, pizarrón; bolígrafo, carpeta; máquina de escribir, folio A4; máquina de escribir eléctrica, folio carta; ordenador 286, wordperfect 5.0, formulario contínuo, impresora de chorro. Etcétera.

Nunca, en todo ese tiempo, a nadie se le ocurrió bautizarme cuadernero, ni pizarronero, ni carpetero, ni olivetero, ni wordperfectero, ni impresor de chorretero.
El siglo veinte era maravilloso: no importaba dónde escribieras, ni en qué soporte; siempre serías un escritor.

"Desde hace un año, o un poco más, toda la gente que se autodenominaba bloguero, o blogger (es decir, aquellos que no habían tenido la suerte de conseguir un oficio dentro de Internet) se pasaron alegremente a las nuevas tendencias en boga.

Se está produciendo ahora mismo esa desbandada. Gracias a dios, la gente que no tiene nada para decir ahora lo dice en Twitter y en Facebook. ¡Ah, qué tranquilidad, qué descanso! Ya no son blogueros, sino twiteros o algo parecido.
Gracias a dios y a la virgen santa, los medios de comunicación tradicionales empiezan a hablar ahora de “La revolución de la Web Social” y ha dejado de preocuparse por los blogs, ha dejado de generar titulares, ha dejado de importarle el asunto, ese asunto que dos años antes era capaz de solucionar hasta los crímenes que ocurrían en California. Ahora, según la revista Wired, un pasquín ridículo pero muy prestigioso, los blogs son una moda del año 2004.

Me alegro muchísimo, de verdad."

Fuente:
Una charla sobre la muerte de los blogs

10 comentarios:

  1. Síiiiiii coincido plenamente! Gracias a Dios y a la virgen María del Carmen (única que yo creo que de verdad lo tiene intacto) siempre tuve algo que decir. Lo haya hecho bien, mal o regular siempre escribí lo que me pareció que debía conocerse. No hueveé.
    También hay prejuicios y desconocimiento. Cuando digo: tengo un blog, ME CARGAN! Ah viejita sos flogger (NO!!), tas pelotudeando viste? Más aún, se supone que una está alejada del mundo real, sólo porque está metida en la red varias horas. Pero las varias horas también fueron empleadas en leer, en desasnarme...No, no pelotudeo.
    Ahora sí, ya me voy más tranquila, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. si, comparto. herramienta como cuaderno, bastidor, tela, cámara de fotos, etc, con el agregado de la posibilidad de mostrar lo que uno hace a otra gente, en mi caso, a gente que leo y admiro. pero pienso en este mundo loco hay de TODO. y aunque nos empeñemos en marcar los espacios y los tiempos propios como algo abosolutamente sanador, hay una TRAMA que nos conecta y une, y aceptarla es lo menos traumático. dicen por ahí que sin resistencia las cosas solas ocupan su lugar... ;-). será?
    salutes lils!!!

    ResponderEliminar
  3. Moni, con el tiempo me convencí de que la red es parte de la vida real, en tanto interactuamos con personas reales, y que aquellos que boludean en la vida real, también boludean acá. No hay diferencias! jajaja

    Cla, como siempre, tenés razón! jaja

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:46

    Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!! :-)

    Verdades como puños, dice este buen hombre. Y si, "gracias a la virgen santa", si. (típica gallega expresión con la que ha entrado en ósmosis (¿es sin h?) nuestro buen amigo Hernán.
    :-)

    Gallegoland

    ResponderEliminar
  5. Si, es sin h galle.
    Me encanta no solo lo que dice, sino como lo dice. Me hace mucha gracia. Lo de dios y la virgen santa debe ser una ironía, supongo, o una costumbre, claro.
    El finde estuve leyendo mucho de Casciari, por eso la onda de estos últimos post.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo21:10

    Este buen hombre se cree un genio porque huevea , muy en su cabeza, discurriendo cosas tan importantantes como las palabras blogger y blog que no le gustan...y pregunto yo a quien le importan esas intrascendentes definiciones?

    Hay tantas cosas realmente importantes para sentir en el corazón y el personaje este dictamina muy suelto de cuerpo y seriamente creyendose la cumbre del pensamiento, cuando por otra parte , el pensar oculta la trama real....

    ResponderEliminar
  7. PD: Yo calculo que en estos momentos Hernán, en su piso de Barcelona debe estar a punto de cortarse las venas por lo que el anónimo de las 21:10 dijo de él en mi blog. :-)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo18:37

    No se si las podrá cortar por lo que este pelafustan, cultor del perfil bajo pueda decir...pero el buen hombre del piso de barcelona esta en su mente y este ignoto anónimo hoy de las 18:30 está en su corazón...
    dichoso y feliz en cu caño de villa fiorito....

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno el PP que me mandaste sobre Krist lo reenvié a todo el mundo...

    ResponderEliminar
  10. Helouuuuu Poeta, viste que estaba bueno!

    Al Anónimo: a ver,la voy a hacer más sencilla.
    yo opino, tu opinas, él opina, nosotros opinamos. Hasta donde yo sé, cuando opinamos o juzgamos estamos más en la cabeza que en el corazón. Por lo que no veo la diferencia entre el "estar en la cabeza" de Casciari y el "estar en el corazón" tuyo. Tal vez la única y sutil diferencia sea que en tu opinión se deja entrever un "yo soy superior" o "yo soy más feliz" porque "estoy en mi corazón" que le agrega a tu opinión una importante cuota de prejuicio.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias