25/5/10

Lost: Preguntas sin respuesta

ojos lost
Por cierto no me refiero a aquellas a las que algunos fans le han dado una importancia superlativa, como “¿que es la isla, quien construyó la estatua o que significan los números?” y que son para mí meros detalles que fueron como la salsa que acompañaba el plato principal.
Me refiero a aquellas preguntas trascendentes que a partir del primer minuto de la primera temporada se instalaron en los protagonistas y en nosotros, los espectadores que sospechábamos algo más que una simple historia sobre náufragos en una isla misteriosa.
¿De donde venimos? ¿Hacia donde vamos? ¿Las cosas suceden por alguna razón? ¿Para qué estamos aquí?
Como suele suceder en la vida real, un hecho traumático puso a los sobrevivientes del Oceanic 815  en situación de conflicto y frente a un espejo amplificado, porque casi siempre en la isla resultaba que “los malos eran los otros”, los del otro bando. ¿Les suena conocido?
Sin embargo, ellos fueron cambiando de idea a medida que fueron conociéndose mejor a sí mismos. Y resulta que ¡oh surprise! ¡ Nadie era totalmente bueno ni totalmente malo !
Ni siquiera aquellos dos que supuestamente representaban el lado luminoso y el lado oscuro, el hombre de blanco y el hombre de negro. Ups. (Lamento por los que esperaban una de cowboys donde el bien y el mal andan en caballos separados. Je!)
Durante el viaje, las mismas preguntas fueron abordadas por hombres de ciencia y hombres de fe, a quienes los autores cedieron permanentemente la palabra, absteniéndose de darnos las conclusiones servidas y dejándonos, como corresponde, la responsabilidad de responderlas por nosotros mismos.
Por más que fuera lo que muchos fans esperaban, no se escribió una biblia sobre la isla. No hubo ni génesis ni Apocalipsis, sino que nos contaron sobre un puñado de seres humanos recorriendo un tramo de la historia, en forma magistral.
El final de la serie me deja flotando una palabra, que en inglés es HOPE. Esperanza. Porque es esperanzador que gente del show Business, de la televisión más comercial del mundo, haya apostado por una serie que contiene un enorme y claro mensaje espiritual. No religioso, no científico, ESPIRITUAL Y UNIVERSAL. Aleluya por ABC, Abrams, Lindeloff y Cuse. Y por todos y cada uno de los que hicieron esta monumental obra, que en mi opinión cuanto más tiempo pase, mejor será COMPRENDIDA en su total dimensión.
Para mi más inmenso placer, el final de la serie me ha dejado claro el mensaje que estuve atisbando desde el 2006 cuando empecé a ver la serie, hasta hoy.
¿Cual mensaje? Pues no se los voy a contar yo tampoco. Porque cada uno mira lo que quiere ver, y para cada uno las respuestas a las preguntas serán diferentes, o simplemente no existirán. Y para cada fan de Lost la serie ha significado algo diferente, y está perfecto que así sea.
Entonces hoy escribo simplemente para decirle adiós a Lost, lo “dejo ir” lo “suelto” de la misma manera que lo han soltado todos y cada uno de los protagonistas en el final, para “irse a la luz”, sea lo que sea que se entienda por esto.
Porque como dijo Crhistian Shepard, “el tiempo que pasaron juntos es lo más importante…”
Y Lost y yo pasamos juntos cuatro años inolvidables de profundo amor y disfrute.
¡Hasta siempre, Lost!

(Ojo de Lils que se cierra)

3 comentarios:

  1. (Hola, llegué acá por LostPH :P)

    El final me resultó hermoso. Si bien al principio me chocó bastante, creo que deja un mensaje bastante lindo y esperanzador. Quizás esperaba otra cosa, lo sé, pero no puedo estar más feliz por como terminó mi serie favorita. Además fueron 2 horas de finale de pura emoción.

    Ahora no se con que voy a viciar :P

    Buen blog! Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me dan mucha gracia aquellos que se jactaban de ver Lost por ser inteligente y al final siguen pretendiendo que se les de la comida premasticada cual Bailando de Tinelli. Desde que empezó sabíamos que Lost no era eso. Acusan a los guionistas de haber improvisado sobre la marcha. Pregunto: ¿Acaso no se trata de eso la ficción? Quiero retruco: ¿Acaso no se trata de eso la vida? Fuimos testigos de una obra maestra. Ojo, sabés que soy un detallista hinchapelotas, pero aún así no puedo ignorar que Lost fue construida sobre la marcha a manera de folletín, y no podés pedirle a Walt que deje de crecer porque cada temporada -cada año- representa un mes de acción en la Isla. Lindeloff y Cuse en definitiva son humanos, y tuvieron la enorme carga de estar 6 años en el ojo de la tormenta teniendo que satisfacer las exigencias de millones de fans a cual mas rompebolas. Ponete en su lugar. A ver cuantos se la bancan. Yo miro desde ese lado y no puedo menos que sacarme el sombrero. ¿Sacaron trucos de la manga? ¿Y qué escritor que se respete no lo hace? Es fácil criticar desde afuera. A mi personalmente me regalaron 121 de las mejores horas de mi vida. Y a mi eso me alcanza.

    ResponderEliminar
  3. Webby, creo que toda la cuestión pasa por las expectativas de cada uno. Yo quería un final que me dejara WAUUUUU ¡me sorprendieron! y así fue.
    Yo pienso seguir con Dexter, y también Brothers and Sisters, que es muy entretenida.

    Mauricio ¡sos detallista que lo parió! contaste las horas!
    Bueno, lo que pasa es que el que alguna vez ha intentado escribir una historia ve las cosas con otra perspectiva, y puede entender que la tarea de los guionistas de LOST ha sido encomiable, titánica, maravillosa.
    A mí me hacen gracia los que dicen que no se explicó "que es la isla". Creo que pretenden un rótulo sintetizador como "purgatorio, infierno, cielo, bla o bla" porque están acostumbrados a que se les rotule todo y se les de elaborado. Para saber que es la isla, solo había que ver las seis temporadas...jejeje y sacar sus propias conclusiones.
    Pueden ser conclusiones científicas o místicas, da igual, porque ambas visiones estuvieron siempre presentes en la historia.
    Sobre los errores de continuidad y demás, pues no hay que dejar que el árbol te tape el bosque, así de simple.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias