15/6/10

Sincronicidad 7



elco1
Del capítulo anterior:
¿Qué pasó con la piba?- le pregunta.
- Cuando llegó anoche discutimos. Mal. Me fui a trabajar y cuando volví hace un rato no estaba. Revisé sus cosas y no se llevó ropa. Nada más algunas fotos y cosas importantes para ella. ¡No tiene un mango, no conoce a nadie!  Y está mal de la cabeza. No sabía por donde empezar a buscar, busqué tu dirección y vine para acá. Me jugaba la cabeza que estaba acá. Si tenés idea de algo, por favor te lo pido, ayudame a buscarla. ¡Encima hace un frío de mierda! Y mañana es el cumpleaños.
Capítulo 7
Morfina
Relax
This won't hurt you
Before I put it in
Close your eyes and count to ten
Don't cry
I won't convert you
There's no need to dismay
Close your eyes and drift away
Demerol
Demerol
Oh God he's taking demerol
Demerol
Demerol
Oh God he's taking Demerol

Michael Jackson
Daniel toma el primer sorbo del primer mate y mira por la ventana. No lo puede creer. ¡Está nevando! Una parva de años que no nieva en Buenos Aires.
No pudo dormir pensando en la piba.
Si la hermana no sabía por donde empezar a buscarla él menos. Las dos veces que la había encontrado fue por coincidencia. Una tercera vez era más que improbable, cosa de locos.
No sabe qué hacer. Decide salir a caminar. Después de todo una nevada en Buenos Aires no es para perdérsela encerrado.
Camina dejándose llevar por el instinto hacia Retiro. Por ahí, quien te dice.
Por la avenida del Libertador y desde la vereda de enfrente es imposible no verla. La campera es una mancha oscura dentro del blanco total de la plaza nevada.
La incredulidad todavía le dura cuando se acerca y ve que es ella. Tiene la mano derecha desnuda y sostiene un puñado de nieve que mira fijo.
- ¡Piba, sos vos!. El suspiro de alivio forma una nube de vapor delante de su cara.
Ella lo mira con los ojos más abismales. Tuerce la boca en una parodia de sonrisa y no dice nada.
-¿La tercera es la vencida? -. Dice él odiando que no le salga algo más original-. Tu hermana te anda buscando.
- ¿Mi hermana? Yo no tengo hermana. No tengo a nadie. Sabés.
- ¿No sentís frío? ¿No te hace mal la nieve en la mano?- Se agacha a su lado pero tiene miedo de tocarla y que se desvanezca como un fantasma.
- Antes me gustaba la nieve. Me gustaba esquiar. Había un lugar donde yo vivía con…
Se queda muda otra vez. Daniel le toma la mano, se la dobla suavemente y vuelca la nieve en el piso. Queda a la vista una cicatriz que le cruza y abarca la palma de la mano derecha. Ella trata de esconderla como si la hubieran descubierto desnuda.
- ¿Qué es esto?- Pregunta él siguiendo el recorrido de la mancha con la punta de un dedo. ¿Qué te pasó, piba? ¿Qué te pasa?
- Al principio duele. Duele mucho. Te perfora la carne. Después el cerebro te manda la anestesia y se corta todo. No duele más. El cuerpo fabrica su propia morfina, una morfina interna. Es como la otra, igual. Te volvés adicto. Y fabricás más y más. Llega un punto en que casi no sentís nada. Ni placer, ni dolor, nada. Porque no querés más. No querés que duela.
- Me asustás. Te juro que me asustás- dice él.
- No te asustes. No es nada. No es nada nuevo.
El se quedó con la mano de ella entre las suyas y le insufla calor con el aliento.
Ella parece insensible al frío y a todo. Ausente de toda presencia. Y sigue hablando como para ella.
- Estuvimos cantando y tomando cerveza hasta las siete de la mañana. Yo cumplía los diecinueve…
Se sacude con un temblor. Está más pálida que nunca. El cae en la cuenta de que tiene que sacarla urgente de ese lugar, el físico y el otro.
- Estás temblando. Tenemos que irnos.
- No quiero ir a lo de la policía.
- No, ya sé.Hay un amigo que tiene un bulo desocupado acá cerca.
Sin esperar respuesta la levanta en brazos y para un taxi.

San Martín de los Andes, un año antes.
- Un chocolate caliente con torta galesa es el mejor remedio para el síndrome pre-cumpleaños. Gracias, pá- dice Maira mirando caer la nieve por el gran ventanal del living.
- Uy, a ver, nena. Ojalá yo fuera a cumplir 19 años.
- Vos sabés lo que te quiero decir, pá - Y después de una pausa-. ¿La extrañás? ¿Te volviste a enamorar?
- La extraño, sí. Me volví a enamorar, sí. Lo que nunca más hice fue amar con totalidad a una mujer como a tu mamá. Salvo a ustedes dos. Andrea y vos.
- Por eso no te volviste a casar. Por nosotras.
- No. No me volví a casar porque no lo sentí, así de simple.
- Y ¿Cómo hiciste para no morirte de pena cuando ella se murió?
- No sé. Te tenía a vos ahí, tan chiquita, tan frágil, tan linda. Tenía que hacerme cargo, tenía que seguir adelante.
- Y ¿Cómo superaste el dolor?
- ¿Quién te dijo que lo superé? A lo mejor lo único que hice fue anestesiarlo. O a lo mejor se transformó en otra cosa o a lo mejor sirvió para algo. No sé.
- ¿Para qué puede servir el dolor, pá, me querés decir?
- Los budistas dicen que el sufrimiento es uno de los caminos que tiene el ser humano para evolucionar y trascender…
- ¿Y el otro camino cuál sería?
- El amor. No creo que haya mucho más que eso. El amor.
- ¿El amor romántico?
- No, el amor-amor. Entonces ¿Qué hacemos mañana, reina? ¿Tiramos el palacio por la ventana?
- ¡Dale! Invitamos a Marina, compramos mucha birra y tocamos y cantamos hasta que los leños no ardan. ¿Me das permiso para ponerme en pedo? No, cierto, a los 19 ya no te tengo que pedir permiso para nada.
- Hecho.
Continuará
Safe Creative #1006146592712            Premios 20Blogs

5 comentarios:

  1. Un par de asuntos.
    Primero, el acápite. Si bien tiene relación, desde el primer capítulo venís insistiendo con los redondos. El tema de Michael Jackson está bien, pero rompe y desconcierta. Lo ideal sería buscar una letra de los redondos más adecuada y mantener la linea narrativa. Si te pones a buscar, encontras.
    Por otro lado, en el último siglo nevó dos veces en Buenos Aires. La última fue el 9 de julio de 2007. Antes de eso en 1918. Acontecimientos tan excepcionales invariablemente fechan. Acabás de situar la acción en el dia de la independencia hace tres años. Y eso la vuelve incompatible con un recital de los redondos en River. Fijate.

    ResponderEliminar
  2. En el acápite (recién me entero que se llama así) vengo poniendo de todo. Empecé con un párrafo del Tao te ching, después más adelante hay una frase de La creación deliberada, así que la letra de Maicol no creo que rompa. Si desconcierta, mejor.
    Por lo demás ¿tiene que ser tan realista? ¿No puede haber nevado en ese buenos aires que no es histórico y no pueden haber tocado lo redó en river ayer, digo yoooooooooo? jaja

    ResponderEliminar
  3. Sí, todo eso obvio. Ya sabés que soy un enfermo con esos detalles. Me pediste mi opinión, nomás.

    ResponderEliminar
  4. Si, dale, dale, eso es lo que quiero, una mirada crítica y aguda.
    Ahora ¿la personalidad del tipo y los diálogos te parecen congruentes? ¿Te parecen creíbles?
    Te pregunto eso porque sobre la piba tengo claro todo, pero sobre él no.

    ResponderEliminar
  5. Quiero decir, más que los detalles espacio-temporales que se pueden corregir con muy poco, me ineresa la construcción de los personajes. Me interesa que sus vidas interiores queden bien plasmadas. ¿Me explico?

    ResponderEliminar

Gracias