24/6/10

Sincronicidad Temporada 2-2

 Capitulo 2

Destino oscuro

“A la suave luz de la luna
vi tu espalda
hay un lugar allí para mis huellas
y un lunar nocturno
Apostamos mal
Serás más feliz vagabundeando
muy poco amable fui
nada nuevo vi en tus ojos.”

En algún momento vas a tener que salir de esta cama. En algún momento vas a tener que volver a ser vos. En algún momento la falta de puchos y la última rodaja de mortadela te van a empujar y te vas a olvidar de esta puta historia.

Si al menos tuviera la capacidad de volcarlo en una letra, serviría para algo.
Daniel descubre que el diálogo interno en tercera persona puede ser el primer signo de alerta. Algo anda muy mal. Revisar los bolsillos y encontrar los dos últimos pesos lo torna mucho peor. ¿Cuánto hace que está en ese limbo? ¿Días, semanas, años? ¿Cuándo fue que conoció a la piba, cuando la perdió, si es que la tuvo?

Llovía, si, se acuerda que llovía y ella se lavaba la cara con la lluvia y decía ¡Me rindo!. Y él le habló. Y todo lo que él pensó que había pasado después se desmaterializó en las palabras de la hermana.

“- Mi hermana está en el sur recuperándose. Allá tiene sus amigos, su ambiente, es su lugar en el mundo. Fue un error mío traerla a Buenos Aires, acá nunca se halló. Me dijo que te agradece mucho todo lo que hiciste por ella, que te pide disculpas y que te quedes tranquilo. Convencete de que mi hermana no te quiere ver. Se mandó una boludez pero es lógico, tiene veinte años. Disculpame a mí también si en algún momento te traté mal, es que Maira es lo más importante para mí. “

En algún momento te vas a tener que convencer de que fue un espejismo, boludo. Y creo que va siendo la hora. Se te terminaron los puchos y no tenés  más que dos pesos en el bolsillo. Una difusa historia de la pequeña novia que no fue. Y ni siquiera te va a quedar una canción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias