9/7/10

Sincronicidad Temporada 2-5

“Está bien decir que tenés un punto débil 
No siempre tenés que estar en la cima
Mejor ser odiado, que amado por lo que no sos
Sos vulnerable
No sos un robot”
“Te estuviste juntando con los chicos malos
Esos que nunca te gustaron realmente, y nunca confiaste
Pero sos tan magnético que atraes todos los alfileres
Sos fácil de amar, tan fácil de amar…
¿Adivina qué? no soy un robot ”
I am not a robot 
Marina and the Diamonds

Temporada 2
Capítulo 5
No soy un robot



Buenos Aires, 15 días después.
No es la primera vez que Maira se comunica en sueños con su padre. Más de una noche se durmió angustiada haciéndole preguntas y él respondió con su aura luminosa y una mirada que solo puede ser definida como mirada de ángel. Más de una vez se despertó abrazando a esa luz que se desvanecía cuando abría los ojos. Percibiendo esa presencia que se iba licuando bajo el sol. Pero esta noche la respuesta fue tan diáfana que no pudo desvanecerse ni entre los bocinazos de las calles de la ciudad.
-Tenés dos caminos, nenita mía. El de la víctima o el del creador. Vos elegís. Vos lo sabés.
Claro que lo sabe. Saberlo, lo sabe.
El problema es como elegir después de todo lo que pasó.
¿Cómo no sentirte víctima cuando tu única hermana se complotó con el psiquiatra para hacerte pasar por loca, te sacó del medio para cobrar la herencia y después desapareció?
Bueno, al menos había sido considerada al dejarle una parte de la plata. ¡Gracias!
Al menos no tiene que prostituirse o pedir limosna para sobrevivir. ¡Gracias!
Al menos una enfermera desconocida la salvó. ¡Gracias!
Y tiene a Daniel. Mejor dicho, tiene que buscar a Daniel. Y soltar ese miedo a sentir que casi la convierte en un robot. ¡Ella no es un robot!
Maira camina por la vereda del sol. Ya no hace tanto frío en Buenos Aires.
El departamento de Daniel no queda tan lejos. Nada queda lejos, después de todo.
Es extraño. Adentro se oye un bebé que llora. Se da cuenta cuando ya tocó el timbre y una chica pelirroja le abre la puerta.
-Perdón, creo que me confundí, yo...
- ¿A quién buscás?- pregunta la chica pelirroja notando la palidez repentina de la otra.
- No, nada, yo…seguro que me confundí de departamento. Disculpá.
-No. Esperá. Capaz que buscás al inquilino anterior. Nosotros hace unos días que nos mudamos ¿Sabés?
- Ah- el alivio de Maira es evidente- ¿Y no sabés a donde se mudó?
- No, ni idea.
-El camino del creador- piensa Maira mientras una paloma que vuela demasiado bajo le roza apenas el pelo y sigue volando hacia el sur.
¿El camino del creador quedará para el sur?  Ella no lo sabe, pero de pronto tiene ganas de entregarse a lo que tenga que ser. De dejar que la intuición la guíe.
Y así termina en Retiro, frente a la boletería del micro que sale en quince minutos a San Martín de los Andes. Al sur. Al hogar. Sin equipaje. Sin carga inútil.
Y que sea lo que tenga que ser. Ya no tiene miedo de sentir, aunque esto pueda significar sufrir.

I am not a robot

Agradecimientos:
A Bruno, mi asesor de inglés por la traducción del tema al español-argento.
También a Bruno, por el asesoramiento sobre musicalización de esta historia.
También a Bruno, por ser mi lector-crítico-testeador previo de historias Nº 1 ever.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias