27/7/09

Desayuno americano 6

Sanam

Al Dr. Rajnesh no se le escapaba que el robo de la notebook no era obra de un ladrón común. Lo estaban siguiendo. Tenía esa certeza desde hacía mucho tiempo atrás. Había cometido una torpeza llamando por teléfono a Naveen para contarle la novedad. Sabia que era probable que tuviera intervenida la línea, pero la emoción del momento le hizo dejar de lado las precauciónes. Sabía que no encontrarían lo que buscaban en la notebook, lo cual estaba lejos de ser tranquilizador.

Tal vez debería haber viajado con custodia, tal vez el anuncio debió hacerse en Los ángeles, pero de nada servía pensar en eso ahora, estaba en medio del baile y habría que bailar.

Volvía en taxi al Hotel Provincial para dar su charla en el Congreso cuando sonó su celular. "Número no identificado."

- Dr. Rajnesh, tenemos a alguien que desea hablar con Ud.- dijo la voz de hombre deformada por un programa. Un presentimiento oscuro le oprimió el pecho.-

- Sanam…- dijo una voz ahogada en sollozos

- Durga..¡no! Durga…

Durga era la única que podía llamarlo "Sanam"- mi amor- en su idioma.

- Si, genio, tenemos a su linda primita, y usted va a hacer exactamente lo que le pedimos si quiere volver a verla.- retornó la voz de hombre-

- No, por favor, a ella no, déjenla en paz…

-La dejaremos cuando termine la conferencia sin decir una sola palabra sobre lo que ya sabemos.
- No pueden pedirme eso, es imposible detenerlo…

- Entonces despídase de su querida Durga- se oyeron golpes y los gemidos de Durga de fondo.

- Está bien…está bien…detengan eso…haré lo que me piden.

-Ni una sola palabra sobre la investigación y sus resultados en la conferencia ni más tarde. Eso es todo. Nos comunicaremos. Ah, demás está decirle que tenemos a nuestra gente apostada en el Provincial. Adiós.

Empapado en sudor Savir subió al estrado sin saber lo que iba a decir. De todos modos no había anticipado nada sobre el temario de su charla, nadie más que él y Naveen sabían de que iba a tratar la conferencia. Eso había creído hacía unas horas.

Habían trazado ese plan de acción precisamente para evitar que alguien pudiera lucrar con la fórmula y les pareció lo más adecuado hacer un anuncio público y masivo que evitara cualquier intento de manipulación de las corporaciones que luchaban por la primicia.

Ese Congreso mundial era el escenario perfecto, teniendo la atención de todos los medios científicos del mundo, nadie podría registrar el medicamento como propio. Había sido arriesgado y bien meditado, aunque no perfecto.

Algo había salido mal, definitivamente.

Angustiado por el secuestro de Durga, Savir salió del paso hablando de generalidades, mientras en la sala nadie parecía demasiado interesado en la charla de un médico casi desconocido de origen hindú.

Nadie, excepto la bonita periodista que elevaba el grabador para no perder ninguna de sus palabras. Ella aún lo seguía con una mirada sorprendida cuando bajó y caminó buscando la salida mientras intentaba comunicarse con Naveen en Los ángeles.
Dos hombres de gran estatura vestidos de botones y con el logotipo del hotel en sus trajes se le acercaron, lo rodearon y apuntándole con un revólver oculto en el bolsillo lo obligaron a moverse en dirección a la salida.

- Todavía tenemos a la primita, no te hagas el vivo y caminá normal- le dijeron. Esta vez el tono de las voces era autóctono.

Continúa Aquí

2 comentarios:

  1. mmmm. me pregunto porqué se llamará desayuno americano. sigo leyendo!

    ResponderEliminar
  2. Si, le había pifiado una letra al título...jaja bueno, ya está corregido.
    Cla, todo tendrá una respuesta a su debido tiempo. Besossssss

    ResponderEliminar

Gracias