28/8/09

Cambiar el chip

Tengo un cuarto repleto de puertas que atravieso extasiada.


Ebria de nuevas elecciones a cada pulso, a cada paso.

Con un bolso cargado de gomas dos banderas y una agenda con ningún deberías anotado.

Como Gretel y Hansel guardo las migas para no encontrarme, como la Despierta Bella le mando al principe convertido en sapo un mesaje de texto, desordeno los cuentos en mi notebook con la firme intención de no rearmarlos.

Cambio con un pincel la fórmula del agua, con un suspiro la composición del aire, y con lápiz de labios incoloro dibujo un corazón en la ventana.

Y hacia el atardecer desde el octavo piso, con fondo de bandera indigo y rosa, saludo a la hechicera que pasa habitualmente tirándome magnolias a su paso.

Hay que cambiar el chip. Me anoto.

Y borro con el pié la última pena que se perdió en tus brazos.

1 comentario:

  1. éste es genial. perfecto. me encanta!!
    saludades!

    ResponderEliminar

Gracias