20/9/09

Quilombo en el zoo chino. (Fábula en tres actos)

Introducción

Como es de público conocimiento, los zoos chinos suelen ser caóticos debido a que albergan a doce tipos de personalidades opuestas y/o complementarias.
Sin embargo el que hoy nos ocupa era particularmente propenso al quilombo. A pesar de los numerosos estudios científicos realizados nunca se pudieron establecer las causas.
Podría pensarse que la larga permanencia en un hábitat reducido produce inevitables conflictos de convivencia, pero este zoo contaba con suficiente espacio físico para que cada animal hiciera su vida sin molestar ni ser molestado.
Sin embargo estos ejemplares tenían una fuerte tendencia a socializar y eran sumamente gregarios.
Salvo algunas cabras, artistas e ingenuas que pastaban en paz y los búfalos, pesados y lentos, que siempre llegaban tarde a todos los líos, los demás vivían en una permanente competencia entre clanes, familias, grupos o fuertes individualidades. Quien más, quien menos, todos peleaban por el liderazgo.
Para amenizar sus horas libres- todas- se reunían a fin de desarrollar distintas actividades lúdicas que ellos mismos organizaban, con la anuencia de los administradores, una parejita de marmotas – que obviamente no pertenecían a ninguno de los doce signos- que entre un período y otro de hibernación atendían con deferencia a aquellos animales que les demostraban un fiel servilismo, tal el caso del trío de monas sabias del lugar, cuyas sesudas indicaciones siempre eran escuchadas. El resto de los reclamos moría en el saturado buzón de sugerencias jamás atendidas.
">Fue en ese crudo otoño en que la sequía, la escasez de alimentos y otras plagas malignas azotó la región, que la crispación de los animalitos llegó a un punto álgido y se desató una contienda que te la voglio dire.

Continuará

4 comentarios:

  1. jajajajajaja...que descripción tan ajustada...jajajaja
    Genial mire vea. Ta calentito lo pancho...

    ResponderEliminar
  2. Pero Monique, si esta es apenas la introducción! Yo también hago humor satírico, vió? y me en-can-ta hacerlo.
    Oime, nena no puedo entrar a comentar en tu post de la viejita, jaja no se que pasa, se me tilda todo! besos! No te pierdas mañana la second part.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:13

    Que "te la voglio dire" sería como un "de cojones" ¿no?. :-)

    PD: Si, si... entendí, entendí.

    Besosssss!

    Yo: Gallegoland

    ResponderEliminar
  4. No sep, Galle, mi vieja decía eso para describir algunas situaciones escandalosas. :-)

    ResponderEliminar

Gracias