21/9/09

Quilombo en el zoo chino. (Fábula en tres actos) 2

Como en todo quilombo, la cosa empezó con una pavada. Unos tantos de más que alguien se anotó en el partido de truco, alguna posición adelantada en el picadito de los sábados, algún tackle violento, una que otra incursión no autorizada en jaula ajena, hicieron que el dragón, eterno abogado de las causas perdidas, anunciara de viva voz:

.¡Basta de trampas! Quiero fair play ¡Basta de infantilismos!
-¡Ay, pero que mala onda!.- dijo una monita y se alejó sambando colgada de las lianas.
- ¡Pero mirá quien habla!.- sibiló la serpiente.- ¡Una que ya las hizo todas!.- y salió rápidamente a desparramar la noticia de árbol en árbol.
Si bien muchos de los animales estaban de acuerdo con la postura del dragón, sobre todo los tigres, perros, caballos, las cabras más despabiladas y los búfalos que alcanzaron a enterarse, hubo otros que se pusieron como locos. Los gallos y gallinas cocoritos, las simpáticas y astutas ratitas y algunos monos que por solidaridad de género, empezaron a hacer valer sus alianzas estratégicas.
-¿Cómo vamos a sobrevivir jugando limpio?.- se preguntaban en secreto, mientras en público aseguraban convencidos - ¡Pero si yo no hago nada malo!.
La serpiente iba y venía elucubrando como sacar ventaja de la situación, mientras los inocentes cerdos permanecían neutrales compartiendo sus manjares con los lujuriosos conejos.
Y como todo quilombo que empieza con una pavada en cualquier zoo chino pone en evidencia un trasfondo de rencores e incompatibilidades ancestrales, este quilombo que empezó con una llamarada del dragón siguió rodando como una bola de fuego imparable.
Una de las monas con habilidad innata para el grotesco, imprimió un panfleto satírico burlándose del dragón y lo distribuyó con la colaboración sigilosa de la serpiente, que desde la clandestinidad operaba ya con un propósito inconfesable.
El panfleto de la mona logró algunas adhesiones y firmas.- se dijo que esto fue logrado con trampas pero nadie lo pudo comprobar- pero sobre todo halló eco y aplausos entre aquellos animalitos que en alguna ocasión se habían sentido molestos con el soberbio dragón.
Se armaron conciliábulos debajo de todos los árboles y cada uno recibió una versión teléfono descompuesto de los hechos y la repitió, agregando una interpretación propia que terminó convirtiendo a la historia en algo que no tenía nada que ver con la versión real.
Una de las gallinas aprovechó la volada para vengarse de su archienemiga la mona y le respondió con otro panfleto satírico. El humor inteligente estuvo en el punto más alto del rating por esos días. Muchos animalitos lloraron de la risa sin necesidad de prender la tele ni mirar a Tinelli.
Otros, en cambio, no se divertían para nada.

Continuará

6 comentarios:

  1. Oiga: ¿y se les puede de dar de comer a estos bichos o son como el oso de Cutini y te arrancan la mano?

    ResponderEliminar
  2. ups... qué lío. no soporto los jugadores tramposos. por eso casi no juego... estoy trabajando en eso.. tampoco dá que me autoexilie. es un lío.
    salutatiss!!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:52

    Yo me pido ser cebra, jirafa o delfín. Sip... son mis animalitos preferidos. Lo juro, juro.

    ¡Ah! si es del horoscopo chino... usted ya sabe cuál soy :-) JE!!

    La sigo

    Yo: Gallegoland

    ResponderEliminar
  4. Otros llegaron tarde al quilombo y tuvieron que pedir informes...jajaja.
    Pero yo no me hubiera ido sin quemarlos un poco jajaja. ¿Pa que es dragón uno sino?

    ResponderEliminar
  5. Y depende don Adrián, ¿se cambió el avatar? depende. No es lo mismo ponerle la mano en la boca a un oso que a un cerdito, pero como osos no hay...¡es el zoo chino che! no hay osos!

    Cla,si esta fábula fuera real a vos te identificaría con una linda cabrita artística y soñadora. :-)
    Pero es una fábula! salutattis con salutis.


    Galle, que no sea terca, mujé, que no hay ni cebras ni jirafas ni delfines en el chino...jeje si, se lo que es, lo mismo que yo. :-) pero más sociable.

    ResponderEliminar
  6. Morganita, esos estaban identificados en la primera parte como los "búfalos" jaja!
    Y mirá, uno es dragón pa muchas cosas, pero sobre todo pa salir volando, que es lo más divertido. :-)

    ResponderEliminar

Gracias