6/9/09

Tigre y Dragón

Ya se.

No me lo expliques.
Saquémonos el traje de mortales.
Nos precede el instinto milenario,
de habernos enfrentado tantas veces
a esta exacerbación de los sentidos.

Sabemos lo que pasa cuando cae
en tus ojos de tigre mi conciencia
cuando me dejo hipnotizar
para que creas ser el rey
colgado a mi cintura.

Aún tengo huellas de tu garra.
y te vos te relamés la quemadura.
-Un duelo del que nunca
salimos sin castigo-.

Tus patas a mis alas.
Tu fuerza a mi destreza
Tu hambre a mi banquete.
Hasta el hartazgo.

Es bueno que lo sepas: sufriremos.
cuando remonte vuelo
a renacer de mis cenizas.
para volver a amarte
en otro,
Tigre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias