1/12/09

Proyecto Sun. Intro

Sun
“No se como llegué a la Colonia, no lo recuerdo. Me desperté en el quirófano con el aliento del Dr. Manek sobre la cara. El inspeccionaba mi ojo derecho con ayuda de una linternita. Olía a café y estaba tan concentrado en auscultarme que no se dio cuenta de que yo había despertado.
- Se va a recuperar-. le dijo a alguien que se movía a su lado manipulando elementos metálicos sobre una bandeja. De la otra persona yo solo podía ver un par de manos femeninas y oír claramente el ritmo de su respiración agitada.

- No tengo dudas, esta chica es fuerte y tiene buena estrella. Lo que ese pobre chico hizo por ella es...
¿Chica? Cuando dijo “chica” descarté que estuvieran hablando de mí.
-Es lo que cualquier ser humano con corazón haría por el ser amado.- dijo él en tono ronroneante.
Yo percibía algo de tensión en el diálogo entre el doctor y la mujer, sobre todo en ella, que respiraba cada vez más rápido. No supe distinguir de qué se trataba hasta que soltó el primer gemido.
Giré el cuello con esfuerzo y alcancé a ver la escena en fragmentos, primero de la cintura para abajo y luego de la cintura para arriba, y poco a poco el cuadro se fue completando. La mujer cabalgaba frenética sobre las piernas del doctor y él colaboraba empujando con las manos abiertas sobre sus nalgas, sentado en una silla. Pero no fue esto lo que más me impresionó cuando abrí totalmente los ojos, sino la imagen reflejada en el espejo que colgaba de la pared lateral del quirófano.
Si no fuera porque también la imagen ondulante de la pareja se duplicaba en ese espejo, hubiera pensado que había otra persona en otra camilla, pero no era así. Cuando levanté la mano y la llevé a mi cara, terminé de confirmar que esa cara desconocida era la mía.
Mi grito los dejó tiesos uno arriba del otro y mirándome con incredulidad. Creo que les interrumpí el orgasmo. Tal vez allí nació el odio visceral de Kathia hacia mí. O tal vez Kathia odiaba naturalmente a todo el mundo.
-Hola Sun-. me dijo Manek una vez que se recuperó, levantándose el pantalón.
- ¿Sun? ¿Quién es Sun?.- le dije.
Y eso es todo lo que recuerdo de mi primer día aquí. "

Continúa acá

9 comentarios:

  1. Qué agradecida fue Kathia no?. Las emociones violentas son así...No se tiene tiempo de meditar en lo que se hace...jajaja ¡qué intriga!¿what is sun?...to be continued.

    ResponderEliminar
  2. Fata, un orgasmus interruptus es una emoción violenta? Calculo que si.
    Sobre que catzo es Sun estoy tan en bolas como vos. ¡Se verá!

    ResponderEliminar
  3. oh que interesante!!! pinta lindo.
    salutes!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo16:13

    ¡Biennnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn!
    Una sagaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
    Quedo a la espera... impaciente, nerviosa, agitada. ¡Oiga! no "interruptus" la historia como el "coitus" ¿eh? Dele marcha...
    :-)

    YO: GALLEGOLAND

    ResponderEliminar
  5. Pintar, pinta...que salga es otra cosa, Cla! jaja

    Un lexatín a mi derecha para la Galle! jaja si la interruputs será porque no se como carajo seguir1 jaja no, mentira.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ok, es la primera vez que paso por acá... me engancho con una historia, y termina con un "continuará"!!!!!

    Eso no se hace, eh! (?)




    PD: Tenés un regalo en mi blog, tómalo o déjalo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:53

    ay ay ay, me como las uñas, que tiene usted señora para lograr intrigarme con cada uno de sus cuentos???
    any (quimeykiltru)

    ResponderEliminar
  8. Hermosa Any, miento muy bien, eso es todo.
    Casi tan bien como el comentarista anterior, que me hizo un regalo muy "desinteresado" jaja!
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias