17/1/10

Proyecto Sun. Cap. 10

1227104516Jn9N2Z 

Viene de acá

Jin

Con la federal hubiera sido más fácil. ¿Pero como me iba a imaginar que el FBI anda detrás de este caso? Tratar de engañar al oficial Langdom diciéndole que no sabía de donde había salido el transmisor que tenía en el bolsillo fue una gilada. Ellos tienen tecnología y experiencia suficiente como para hacerme quedar como un tarado hablando pavadas. Finalmente tuve que contar todo tal como fue y en cierto modo sentí un gran alivio. Aunque al mismo tiempo tuve que asumir que había cientos de personas desaparecidas del mismo modo que Tommy y esa información disuelve mi esperanza de un modo insoportable. Hace años que esto viene sucediendo y no pudieron resolver ningún caso. A la gente se la traga la tierra, o mejor dicho el aire, porque todos son secuestradas por un misterioso helicóptero que burla los radares de los más sofisticados aviones. Incluso fue filmado en el mismo momento en que desapareció de la vista de los pilotos.

¿Dónde está la misteriosa Colonia y de que se trata el proyecto que desarrollan allá? Eso si que no lo puedo contestar. Pero algunos datos aporté y en cambio conseguí que me dejen en libertad pero a disposición de los investigadores.

Ellos son ahora el único nexo que tengo con Tommy, la esperanza de que descubran algo es mi única carta. Y eso me desespera.

Sun

Manek me escuchó atentamente. Lejos de lo que yo imaginaba, las maniobras de Kathia no le resultaban extrañas. Parecía conocerla tan bien como yo. Admitió que tenerla en su equipo le había traído problemas siempre, pero no se imaginaba que su odio hubiera llegado al punto de deshacerse de Jin de esa forma. Se quedó pensando unos minutos y luego una chispa de picardía iluminó sus ojos negros. Supe que se le había ocurrido algo para ayudarnos, a Jin y a mí, y pensé en algo convencional, como que mandara a otra gente a rescatar a Jin. Cuando intenté meterme en sus pensamientos no pude entender lo que estaba imaginando, pero sus emociones me llegaban claramente positivas.

-Vas a tener que confiar en mi, Sun-. me dijo mientras sentimos pasos que se acercaban por el pasillo.

- Es Kathia-. Le aseguré. Su energía era perceptible a la distancia.

- Confío en usted, lo que sea que vaya a hacer, tiene que ser rápido.

- Esta noche. No te duermas. Cuando te golpee la puerta, sígueme.

Y aquí estoy, confiando en que Manek nos va a ayudar, pero sin poder descubrir como.

Estoy acostada en la misma camilla en la que me desperté al llegar aquí. El gran espejo lateral refleja al Dr. Manek manipulando ampollas y jeringas descartables. Miro por última vez mi bello rostro oriental en el espejo, y pienso que daría lo que fuera por estar con Jin otra vez. Incluso perder este cuerpo que amo.

Manek se acerca con la jeringa, busca una vena, desinfecta el área. Siento un leve pinchazo y ya no puedo ver nada más. Empiezo a hundirme.

El lunes capítulo final.


2 comentarios:

  1. Jaaa, Bien!!!! parece que ganarán los buenos una vez... !!!

    Pero ojo con el Manek ese que está semidominado por sus erecciones...
    Una nunca sabe lo que se puede esperar con tanta testosterona suelta (los científicos, a fuerza de pensar, son los que más tienen).

    ResponderEliminar
  2. Monique, si tu lo dices...!

    Bueno, me alegra saber que tener blogs gemelos sirve para algo: si no anda uno se recurre al otro. Bien ahí!!

    ResponderEliminar

Gracias