5/5/09

Alicia y la mariposa

- Si acá no hay gato encerrado vos naciste en el siglo equivocado.
Dijo el psicoanalista después de leer el contenido de la carpeta en que Alicia había archivado algunos de sus escritos para llevarlos a la terapia.
Ella era inocente y sus escritos auténticos, por eso no entendió el sentido de “gato encerrado” y sonrió como agradeciendo un cumplido.
Era su segunda sesión de terapia.
El Dr. Aquel siguió hablando de las virtudes de la piel del rinoceronte y la fragilidad de la mariposa, tal vez para empatizar con la paciente usando un lenguaje poético.
Alicia entendió que él tenía dudas acerca de su propia tarea: si la reforzaba para la vida, podía hacerle perder su sensibilidad para la poesía.
Para ella no había diferencia. La vida era poesía o no era.
-Decime Alicia, ¿vos soñás despierta?
Ella se sonrojó y bajó la vista. No pensaba que alguien pudiera descubrir su único secreto casi vergonzante.
- ¡Alicia, vos siempre en las nubes!- le decía su madre.
Claro que soñaba despierta.
Desde siempre.
Desde que sintió hastío y soledad por primera vez y notó que podía evitarlo teniendo una doble vida dentro de su cabeza.
Esa capacidad se convirtió en un hábito que la salvó de la depresión en tiempos oscuros y no pensaba abandonar ese recurso natural.
Un ¡click! y ya estaba fuera de cualquier situación frustrante, como cuando se enciende la pantalla en el cine, solo que en esta película ella podía elegir personaje y guión.
Volvió a prestar atención ¿de que estaba hablando el Dr Aquel? ¿Por qué quería cambiar lo único que ella no cambiaría de si misma?
No le gustó la idea de verse encerrada bajo una piel insensible, por lo que prefirió seguir encarnada en la versión mariposa-que-sueña-despierta.
Por eso la segunda sesión fue la última.

Vivió cuarenta años más escribiendo con mediano éxito y reconocimiento.
Contabilizó algunos premios importantes, dos libros, un par de amantes escurridizos, un marido que nunca entendió de poesía y un hijo que se casó y se fue lejos.

Esa tarde de domingo, entre otras cavilaciones, Alicia recordó al Dr Aquel y se preguntó como hubiera sido su vida en la versión piel de rinoceronte.
El disparo en la sien sonó seco y nadie corrió a ayudarla.
La encontraron más tarde en medio de un charco rojo en el que algunos fantasiosos aseguran haber visto la forma de una mariposa.

23 comentarios:

  1. ¿Qué me hacé? ¿Me hacé sentir empatía con la protagonista y despues le mandás un tiro? ¿Ta' loca, vó? Eso fué un golpe bajo. Eso no se hace. Reconozco que está muy bueno, pero para la proxima avisá. Así me voy preparando. ¿Dónde dejé los pañuelos?

    ResponderEliminar
  2. Me gusto tu post.Y me hiciste reir con eso de que "siempre hay alguien peor que una", jajaja, podria ser menos mejor.Besos gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  3. Adríán usté ya debería saber que literariamente hablando soy bastante traicionera. No diga que no le avisé, che!

    Sofy: gracias!
    tengo una cierta tendencia a identificarme con las ovejas negras. De nacimiento, che!

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. uf, qué fuerteee...... ay.
    absolutamente un golpe bajo.
    pero qué placer señora cómo escribe!!!

    ResponderEliminar
  5. Te saluda el Gordo Coqui

    ResponderEliminar
  6. Cla..gracias hermosa. Vos pintás mucho mejor! jaja eso se llama tirarnos flores! beso

    Gordo Coqui..se agradece profundamente su saludo...en serio.
    Me hace muy bien. Gracias!!

    ResponderEliminar
  7. Bonito relato, con un final perfecto (desde el punto de vista literario, se entiende)
    Hay gente que elije cómo vivir y también cómo morir. Por otra parte, el vivir como uno quiere no garantiza que mañana no acabemos volándonos la tapa de los sesos.
    Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:13

    Gallegoland dijo: :-)

    Que digo que si usted cose (con hilo). Yo sé porque me lo pregunto.

    Me gustan los microrrelatos suyos. Fué ayer cuando lo leí, y mi cafecito sabe mejor con sus historias. No es nuevo... ya se lo he dicho en otras ocasiones, guapa.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Viva en la realidad impresionate de sus suenos. Que tedioso despertar de vez en cuando en la fantasia q le tocaba vivir dia a dia.

    Besos, Septi.

    ResponderEliminar
  10. Cuando leía sobre sus cuarenta años me preguntaba cómo le había resultado esa elección entre una dicotomía inventada... y el disparo.

    Genial

    ResponderEliminar
  11. Emrique, Galle, Dark y Hermes...muchas gracias a todos!

    Me encantaron todos los comentarios. :-)

    Besos enormes!

    ResponderEliminar
  12. Mirá dónde nos venimos a encontrar... No doy pie con bola con este sistema...es menos amigable que el de la trompeta...Aunque parece que es más respetable...jajaja.
    Después te leo, ahora tengo noni
    Besiños

    ResponderEliminar
  13. Morganita, ya pasaré por tu blog a recordarte que me debés una lectura jajaja besos!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo22:37

    Hola Lils! Crítica constructiva y de buena onda: no podés sacar la música de tu blog? Es que tenés que tener en cuenta que la mayoría que lee blogs lo hacen desde su trabajo y , de repente, entras a este y te empieza a sonar la música, lo que hace que te requemes en la oficina donde estás.
    Eso por un lado. Por el otro, la música distrae del texto a muchas personas y les resulta molesta. Te recomendaría que la sacaras. Fijate que ni Casciari ni Aguirre ni Esteban Q hacen post con música.
    Saludos y espero no te enojes, es para ayudarte mi consejo.

    ResponderEliminar
  15. Tenés toda la razón. Es como leer un libro con la radio al lado. jeje

    Se supone que un buen texto no necesita música para reforzarlo.


    Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Morgan Le Fay22:28

    AAAAAhhhh, veníamos bien y otra vez ....termina como el culo che. Me deprimo...jajaja me pego un tiro y vuelvo. Besos

    ResponderEliminar
  17. Ay Ayyyy, que me perdi che!!!!
    Hace rato que no andaba por estos lares y me encontre con nada en Clarin!!! Bueno, aca estoy!

    Esta lindo blogspot no?!

    Una sola cosa.. seguro que es mi compu, pero veo todo el fondo azul y la letra como naranja o roja. Es decir si leo tres renglones se me caen los ojos! Me pasa a mi sola? O alguien mas te dijo eso antes?

    Bueno nena, antes lei un post tuyo medio enojada. Mira, la verdad es que siempre hay alguien con ganas de romper las bolas. Vos sé feliz con lo que hagas y punto.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Pasaba por aquí.. y me agradó lo que leí...
    saludos

    ResponderEliminar
  19. Maru!! está tranqui blogspot! jaja
    Mirá, te lo explico brevemente: El mundo está lleno de boludos, eso lo sabemos, pero por lo general algunos espacios suelen llenarse muy fácilmente de boludos. Clarín Blogs es uno de esos lugares. No sabría explicar porqué, pero tiene como un imán que atrae a los boludos.
    Ahora, si uno insiste en pelearse con los boludos, pierde el tiempo. Los boludos no se componen, nacen, viven y mueren boludos.
    Entonces, lo que hay que hacer, es lo que vos hiciste, lo que yo hice y tal vez lo que todos los que no son boludos harán algún día: irse.
    JAJA asi que acá estoy, alejándome de los boludos! jaja
    Besos!

    Jocomic, me encantó que pasaras y dejaras tu huella! gracias!

    ResponderEliminar
  20. Siempre igual, los que no pueden más se van...

    Hay vacíos que no se llenan con nada, excelente el microrrelato. Y Gracias por el chivo!

    ResponderEliminar
  21. PD:

    AGUANTE MARDEL!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Aguante!!! jaja
    besos

    ResponderEliminar

Gracias