17/10/09

Desmesurado amigo mío

Estaba muy solo y era demasiado bohemio. Se casó muy joven y tuvo muchos hijos.
Uno no sabía si odiarlo o quererlo, cuando bajaba del auto a cualquier hora, con cinco criaturas de toda edad, una guitarra criolla o una eléctrica con todos sus accesorios.
-Que bueno que tus vecinos no se quejan.- decía entre una canción y otra, feliz.- Esto en mi casa no lo puedo hacer, a Cristina le molesta.
- Dice mamá que son las dos de la mañana, Pilo.- le avisaba Camila.
- ¿Cristina está en el auto? ¡vos estás loco! ¿por qué no la hiciste bajar?.- le decíamos.
- No quiere bajar. Yo le avisé que venía para acá y ella insistió en seguirme.

Gracias a Pilo empecé a detestar los "días de..." cuando todo el mundo pone cara de feliz cumpleaños y te quiere homenajear.
- Andá a la puta que te parió- contestaba-, tratame bien los otros 364 días y olvidate de las fechas especiales.

Si alguna vez tuvo un momento de dicha y armonía en su vida es probable que fuera abrazando a su guitarra y no a su mujer. Eran desmesuradamente conflictivos.

Se quiso morir cuando supo que ella, la única mujer que amó y a la cual fue absolutamente fiel, se acostaba con su socio.
Lo consiguió, después de mucho sufrimiento.
Cuando atinó a ver a un médico el tumor en la próstata era desmesurado.

7 comentarios:

  1. A veces es una solución...sobre todo cuando no se sabe vivir ni se tiene intenciones de aprender...Hay que honrar la vida. Feliz Día Mamushka!!! (Porque tenés muchas mamushkas encerradas en tí.)

    ResponderEliminar
  2. Ah, si, señora Monique, es una solución y una decisión. Esto pasó hace años, y me alivió saber que ya no sufría, yo soy muy respetuosa de las decisiones que toman los demás, si lloro es por puro egoísmo.
    Ah, si, también, mis Mamushkas son infinitas...jaja!
    (que ganas de chocolate QUE ME DIERON!) FELIZ DÍA TODOS LOS DÍAS, AMIGA! :-)

    ResponderEliminar
  3. pero a veces la desmesura es también una forma de honrar la vida

    ResponderEliminar
  4. genial! admiro tu poder de síntesis, con estilo.
    salutes siempre!

    ResponderEliminar
  5. ¡Y si, Renzi! Esas trasnochadas de peña improvisada eran apoteósicas. Y las discusiones que teníamos por la religión! jaja Y entre nosotros, la mujer era una amarga rompe bolas. Y si hubiera sido un oficinista aburrido yo no lo recordaría como lo recuerdo, ni hubiera sido mi amigo. :-)

    Cla, gracias hermosa. No siempre logro la síntesis, a veces me disperso. Muakiiis

    ResponderEliminar
  6. Anónimo14:10

    ¡Ay! me ha quedado un regustillo amargo... es que el final impacta joé.
    Besitos!!

    GALLEGOLAND

    ResponderEliminar
  7. Galle, es que a mí no me impacta (obvio que la primera reacción es de dolor) porque en mi filosofía de vida la muerte no es un final, es solo una transición. Por eso estoy casi segura de que mi amigo Pilo (en otra forma) está disfrutando de una nueva oportunidad, luego de una encarnación donde aprendió mucho. Ese tipo de expresiones de vida, tan dolorosas, son en realidad una oportunidad inmejorable para evolucionar.
    (Todo esto dentro de mi particular forma de ver la vida, claro) :-)

    ResponderEliminar

Gracias