24/10/09

¿Where’s he, Ludovica?

Tal como lo cuento acá cada noviembre, desde hace doce años, - lo mismo que dura un ciclo completo del calendario chino con el desfile de sus doce signos- tiene un sentido especial para mi corazón solitario: saber que color tendrá mi vida sentimental cuando el nuevo animalito asome en el horizonte. Es que en noviembre aparece en los revisteros el libro de Ludo para el año siguiente.

Ya dicho está lo que me deparó el año del Perro, (2006) que más que por un color estuvo signado por un olor, pequeño detalle que echó por tierra la profecía que hasta el momento del contacto corporal con el amor de mi vida de ese año venía cumpliéndose a rajatabla.

Ayer, rememorando esa historia singular, me detuve a contemplar los doce libros del horóscopo chino alineados en mi biblioteca y se me ocurrió corroborar –con el diario de mañana cualquiera es un genio- las promesas de Ludo y su porcentaje de cumplimiento.
Siendo extremadamente generosa debo decir que se cumplieron en un 50%.
Siendo objetiva debo decir que el cumplimiento parcial en este caso es igual a 0% ya que lo prometido es el *encuentro con mi alma gemela, amor de otra encarnación, pareja a lo John y Yoko, amor total, y todas las frases sinónimas típicas del personal léxico de la pitonisa del I Ching. Frases que leí eufórica de ilusión en las doce ediciones que guardo como documento probatorio en un estante cualquiera y cuyo valor testimonial me fue revelado en un flashback.

Siendo las 12:47 del día de hoy, todavía sigo buceando y otros gerundios en ese paisaje de promesas incumplidas o cumplidas parcialmente con el deseo de encontrar alguna excusa, mínima justificación o flaca razón para seguir apostando cada noviembre, al costo de treinta y pico de pesos, a un nuevo billete de esperanza impresa en forma de libro ilustrado.

¿Habrá sido culpa mía?

¿Habré sido yo quien dejó escapar al pobre John, que obediente a los designios del I Ching apareció puntualmente cada año justo cuando yo estaba distraída?

¿Habré desencadenado una sucesión de incumplimientos cósmicos con el batir de mis pestañas?

¿Habrá infinitos Johnes o clones de mi John propio anunciado y desaparecido durante más de una década ?

¿Volverá/n?

Solo por el afán de encontrar algo que justifique la inversión en moneda y esperanza vana pasada y futura, es que me dispongo a revivir, año por año, mi historia sentimental desde 1997  - año del Búfalo, igual que éste- hasta hoy.

Es que ayer, los doce libros en hilera en mi biblioteca y la ausencia absoluta de John o Johnes en mis alrededores me instalaron en el punto en que la pregunta surge con angustia existencial

¡¿Where’s he, Ludovica?! ¡You promised it!



* Debo aclarar que a encuentro le adjudico la condición de durar algo más que un gas en una canasta.

Continúa AQUÍ

12 comentarios:

  1. Anónimo16:42

    Jejejeje... Todavía me acuerdo de un post tuyo del año pasado que hablaba sobre este libro.
    :-)

    ¿Quiere que vaya a ver si le arreo un par de "hostias" aquí a Ludovica? ¡Carajo!... que John aparezca. ¿O no? Mire que luego los "Johnes" son una pesadez que no veas ¿eh?.

    Besos y dele al continuará... deprisita...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16:42

    AYYYYYYY!!!

    Que era yo... GALLEGOLAND :-)

    ResponderEliminar
  3. Galle, jeje lo aclara como si no me fuera a dar cuenta! jaja
    Creo que en mi historial blogger debo haberme referido unas cuantas veces a este ominoso libro. :-)
    Pero el post de ayer en el Octavo Circulo (enlace) me sentó frente al teclado con una misión ante la cual espero no claudicar: desentrañar los insondables designios de mi vida afectiva desde el 97 hasta acá.
    Tiene tiempo? está preparada? seguro?
    Bueno, el que avisa...

    ResponderEliminar
  4. Mire, no sé cómo decirselo...Me da cosa eh?
    bueno ahí va...no se enoje
    Siento como que es una pelotuda importante.
    Ud. puede creer o no...pero gastar treinta y pico en eso...no sé.
    Como descargo le digo que hoy encontré en un todo por dos pesos una esfera que parece de mármol, h e r m o s a, y me la compré. Salía 4 pesos che, Ud. es como 7 veces más que yo...jajaja

    ResponderEliminar
  5. jaja Monique, mire, si la esfera pedorra esa adquirida a precio vil le sirve para alimentar algún tipo de emoción positiva como MI esperanza de cada noviembre, lo que ha pagado por ella bien lo vale.
    Ahora, déjeme al menos desarrollar la historia de doce capítulos que estoy por publicar acá y después dígame pelotuda importante o whatever, o déjeme al menos que yo saque esa misma conclusión por mí cuenta.
    Usté y la Galle no han cambiado nada, siguen tan ansiosas como la primera vez, caramba.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:36

    Hola Lils.

    Tengo en mi madre una gran consumidora de cuanto horóscopo anda dando vueltas y yo sinceramente siempre he abominado estas cosas, sin embargo llegando a la tercera edad me he dado cuenta de que la mayoría de la gente cuando compra uno de estos libros está comprando una esperanza que renueva año tras año y en ese sentido creo que está muy bien porque incorporar expectativas a nuestra vida es algo positivo.

    Ahora si la compra de estos libros va a servir para incorporar culpas a nuestras vidas, decididamente la inversión debe ser pasada a pérdida poque sin duda esto es algo negativo y bastante trabajo nos da limpiar nuestras mentes de toda la culpa que tratan de incorporarnos desde la iglesia hasta el gobierno, pasando desde luego por esos familiares que nadie se salva de tener.

    Lo que deba ser, será y un sentimiento alegre puede mas que cien intentos desesperados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Alegrías y culpas por partes iguales tá bien? jaja
    Bueno, ya veremos más adelante como sigue esto. Ni yo lo sé. :-)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:06

    Ta'güeno.

    Creo que no saber al 100% como sigue la vida es una de las cosas que hace a que valga la pena vivirla. Si conociéramos de antemano todo el desarrollo creo que sería sumamente aburrida.

    Ahora si me permitís apostar....... ¡Apuesto a que seguirá muy bien! "Cada día mejor, mejor y mejor".

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. No podría estar más de acuerdo con respecto al encanto de la incertidumbre y a la apuesta por lo mejor de lo mejor! Igual, cuando salga el libro en noviembre te cuento! ja!
    Ahora,´cuando dije "como sigue esto" me refería a esta historia de mi autoría intitulada "Predicciones chinas" para cuya lectura recomiendo tener en cuenta el párrafo en la parte lateral superior izquierda en el apartado "sobre este blog" :-))
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Anónimo14:27

    Ah ¡Entendí cualquiera!

    Yo respondía sobre la vida y tu john.

    ¿Nunca te pasó que supuestamente algo que salió mal, al tiempo te das cuenta de que fue lo mejor que pudo suceder?

    A mi me sucedió muchas veces, entonces aprovecho y digo que soy muuuuuuuuuuy inteligente y todo estaba previsto.... Claro que nunca aclaro quien tenía previstas las cosas.

    Beso.

    ResponderEliminar
  11. A mi John dejé de buscarlo, lo que equivale a haberlo encontrado, eso lo dice Lils persona.
    Lils escritora juega en un territorio donde ficción y realidad se mezclan continuamente. :-)
    Y si, yo (Lils persona) estoy convencida de que el universo nos dá siempre lo que necesitamos, aunque no sea lo que esperamos o deseamos.
    Besooooooos!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo15:33

    Completamente de acuerdo, cada uno recibe lo que necesita, a veces es un demonio contra quien pelear y en medio de la pelea no nos damos cuenta, pero luego vemos claramente de que era justo lo que necesitábamos.

    Lo importante es que la lucha no nos haga perder la alegría, sin ella nada vale la pena porque entonces hemos fracasado antes del comienzo.

    Y hablando de alegría, me voy a ver al Boca-river nacional y popular.

    Afectuosamente te conmino a que un día a la semana escribas sobre política, para mi es importante que lo hagas, desde luego sin que esto pretenda ser una imposición, es tan solo un deseo egoista de mi parte.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar

Gracias