16/11/09

Breve crónica de lo sucedido en la comarca de Sharap

Algunos hombres de fe sostienen que lo sucedido en la comarca de Sharap fue un hecho de origen divino anticipado por los antiguos profetas del pueblo elegido justo para esos tiempos. Como los hechos divinos suelen estar muy emparentados con los hechos demoníacos y esto confunde a mucha gente, los hombres de ciencia sostienen que el causante fue un virus mutante.
Sin ánimo de confirmar ni refutar ninguna de las dos teorías, intentaré contar la historia transitando una crónica lo más despojada de opinión sesgada que me sea posible.

Así es que una mañana los sharapenses amanecieron sin poder entenderse cuando hablaban. En este punto, el lector despabilado se preguntará que tiene eso de novedoso. Lo novedoso es que tampoco se entendían a si mismos porque cuando querían decir algo les salía otra cosa. Y por si esto tampoco resultara novedoso, hay más.
Cuando más de dos personas leían el mismo texto interpretaban todas de forma diferente el contenido. No con una sutil diferencia de matices entre uno y otro lector, sino que lisa y llanamente, donde uno leía “hermoso” el otro leía “bruto” y el otro “hechicera”.
La cuestión se complicaba cuando un cuarto leía carajo.
Obviamente, las conversaciones surgían sin ton ni son y los debates terminaban siempre a las patadas.
Sin embargo, lo que hacía a la cosa pública era lo de menos.
Las consecuencias más graves de esta especie de síndrome de teléfono averiado agudo tenían lugar en la esfera íntima. La más inmediata fue que las familias empezaron a disgregarse. Nadie quería convivir con alguien a quien se le pedía un mate y le traía un paraguas, por citar un ejemplo, y mucho menos pasar por la humillación de querer decir “culo” y escucharse pidiendo un analgésico o viceversa.
Pero si quisiéramos extraer el lado positivo de la cosa, diríamos que fue muy bueno que cada uno empezara a proveerse de lo que necesitaba por sí mismo.
También en el ámbito estudiantil hubo repercusiones de la hecatombe verbal: los maestros no sabían si aprobar a los alumnos o aplazarlos y finalmente decidieron aprobarlos a todos porque aplazarlos hubiera significado un escollo insalvable en el normal desarrollo del cronograma escolar. Lo novedoso era que los chicos disfrutaban como nunca antes de la escuela y sus intelectos se mantuvieron libres de influencias externas, es decir, crecieron naturalmente sabios.
Sin embargo con el paso del tiempo, la incapacidad de comunicación de los eventuales padres hizo que la natalidad se redujera dramáticamente poniendo en serio peligro de extinción al pueblo sharapense.
Este riesgo hizo agudizar el instinto de preservación de los más sabios, que eran precisamente aquellos niños que habían empezado la escuela primaria en el momento en que empezó el fenómeno.
Los ahora púberes habían descubierto el lenguaje de las miradas y con la práctica habían adquirido el don de la telepatía. Fue de este grupo de chicos que surgió por unanimidad la idea. La solución era transmitirles la enseñanza a los adultos que habían podido sobrevivir a la soledad y el aislamiento, y de paso aprovechaban para  reabrir las escuelas que habían cerrado por la inutilidad de los viejos programas y la falta de nuevos alumnos.
A los más adultos les costó mucho, pero pusieron empeño y lograron dominar el arte del lenguaje no verbal.
Como todos los textos entraron en desuso, los que añoraban la lectura crearon un nuevo lenguaje simbólico con una docena de ideogramas que se usa principalmente para textos poéticos muy breves.
Bien se podría decir que en la comarca de Sharap reina desde entonces la paz, la armonía y sobre todo el silencio, porque también se redujo drásticamente la visita de extranjeros.
Aunque algunos hombres de ciencia de cuando en cuando se aventuran a acercarse al poblado para estudiar el caso, no han obtenido respuestas que conformen a la ciencia, pero de todos modos aseguran que la comunicación telepática es imposible. Y los hombres de fe afirman que el conocimiento del lenguaje no verbal está reservado para el pueblo elegido o unos pocos conversos.
Sin ánimo de confirmar ni refutar ninguna de las dos teorías, esta cronista abandonó la comarca al poco tiempo de comenzado el suceso, por su amor al antiguo lenguaje escrito y su inclaudicable adicción al teclado.

10 comentarios:

  1. Anónimo4:53

    :-) En ficción... enlazado con el otro, el previo en tu blog de Clarin. Me asombra la capacidad permanente de inventar y fusionar historias y mensajes que tienes.
    Este me gustó mucho...

    ¡Besos!

    YO: GALLEGOLAND

    ResponderEliminar
  2. Galle, yo lo primero que hago es disfrutar de lo que hago, y no se si eso se puede llamar capacidad.
    Besos enormes!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:40

    ¡Pero leche!... ¿y los círculos?.

    Te has tomado lo de Warhol al pie de la letra ¿eh? jejejejeje. Este también me gusta mucho.

    :-) Besos!

    YO: GALLEGOLAND

    ResponderEliminar
  4. Este diseño fue íntegramente obra de mi hijo Bruno. Y con él me quedo, definitivamente!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. y por eso la torre de babel nunca prosperó... ja!! si todos nos entendiésemos habríamos alcanzado el cielo hace rato!!!
    guau... qué pop... definitivamente? ok, nos acostumbraremos!
    besototes!!!

    ResponderEliminar
  6. Cla, donde vos leíste "definitivamente" yo quise poner "momentáneamente"... será posible! jaja

    ResponderEliminar
  7. Yo creo en la comunicación telepática, en la de las miradas y los gestos más aún que en la verbal. ¡Y no vivo en Sharap!. O tal vez si...
    En otro sentido, muy lindo el diseño jipposo del blog!.
    Y en otro sentido, ya que no sé si mis poderes telepáticos han llegado a tí, Lils, te contesté lo del puzzle de Renzi en mi bloguete.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Tarde...pero recién tengo tiempo de leerte, ja 00.45 del domingo.
    Excelente...me gustó mucho, no hubo baches y cerró bien. Con lo que me gusta leer y hablar yo hubiera sucumbido allí. Besos

    ResponderEliminar
  9. Linda historia. Menos mal que logró zafar a tiempo.
    Yo, sin libros, me muero.
    Medios boludos estos sharapenses...

    ResponderEliminar
  10. Resulta que yo había moderado los comentarios porque me iba de viaje. Después volví, los desmoderé y no había visto los que estaban a la espera de aprobación. En fin, que soy una tarada y me estaba perdiendo de todo esto..jaja!

    ResponderEliminar

Gracias